Master of Elements: Preludio

Master of Elements: Preludio Alpha 0.1d

Juego de rol fantástico medieval tipo consola

Master of Elements: Preludio es uno de esos juegos que, por poco originales que sean, nunca dejarán de sorprender y enganchar. La idea es sencilla, rol fantástico medieval en un sistema 3D basado en "tiempo real" y turnos. Ver descripción completa

Útil
-

Master of Elements: Preludio es uno de esos juegos que, por poco originales que sean, nunca dejarán de sorprender y enganchar. La idea es sencilla, rol fantástico medieval en un sistema 3D basado en "tiempo real" y turnos.

El guión es sencillo, los gráficos normales y los sonidos escasos, pero el hecho de que se trate de una versión Alpha en completo desarrollo nos da mucho que pensar, y en el buen sentido. Lo más importante de este juego, y la mayoría del estilo, es la adicción, elemento que queda palpable de sobras en esta pequeñísima muestra del juego.

El sistema de juego está diferenciado claramente, con parte de aventura y de lucha. La aventura se realiza en un mapa 3D con vista isométrica, con unos cambios de pantalla bastante originales, y para los combates se basa en un sistema de lucha por turnos, tipo HOMM (Heroes of Might & Magic).

A primera vista, da la impresión de ser un juego pobre, pero hay que tener en cuenta que se trata de un juego como los de consola, con todos sus ingredientes, pero aprovechando los recursos extra de los PC. A los seguidores de este tipo de juegos les sorprenderá muy gratamente, pero sin olvidar que estamos ante una versión Alpha.

Una de las pocas pegas que se pueden aplicar a esta especie de demo, es el molesto cuadro de publicidad que, en ocasiones, nos impide leer el texto del juego.

Master of Elements: Preludio

Descargar

Master of Elements: Preludio Alpha 0.1d

— Opinión usuarios — sobre Master of Elements: Preludio

  • Dororo

    por Dororo

    "Yo tenia un juego..."

    Este juego me lo descarge pero mi padre me formateo mi ordena y no juge, ¡¡¡¡y ahora no me lo puedo descargar!!!! P.d: m... Más.

    analizado el 29 de octubre de 2005